Consejos para ganar en las apuestas deportivas en casinos online

Carreras de caballos

Las apuestas en carreras de caballos son una de las opciones de apuesta deportiva más populares a lo largo de la historia, y las apariciones en el cine y la televisión de los hipódromos donde estas carreras se celebran son muy comunes. Gracias a las casas de apuestas como Bet365 o Bwin, es posible apostar en carreras de caballos desde casa y con todas las garantías a las que optaríamos haciéndolo de forma física. Sin embargo, las carreras de caballos también cuentan con su parte de estrategia, y es necesario estudiarla si queremos convertir nuestras apuestas en estas carreras en un hecho recurrente.

Al contrario de lo que nuestros prejuicios nos pueden llevar a asumir, es totalmente necesario que, una vez decididos a apostar en carreras de caballos, sigamos con atención las distintas competiciones. Es necesario que nos fijemos en una categoría o competición concreta y nos esforcemos en la medida de lo posible por conocer a los diferentes jockeys y sus caballos. Esto se debe a que, si tan sólo nos centramos en los caballos con un gran historial de victorias, las cuotas serán tan reducidas que no merecerá la pena luchar por ellas. Es necesario que intentemos dinstinguir a las jóvenes promesas: aquellos caballos que muestran una progresión decente y parecen avisar de que en el futuro se convertirán en grandes caballos ganadores. Siempre llegará un momento en el que su progreso explotará mientras las cuotas aún son altas, y ganaremos mucho dinero con una inversión escasa.

Además, en las carreras de caballos siempre existen los caballos revelación. Imaginemos una carrera en la que dos grandes jockeys se encuentran luchando de forma aguerrida por la victoria, por lo que se enzarzan en una batalla constante por superarse. Esta condición puede permitir a otros caballos promesa conseguir la victoria en un momento determinado, ya que la lucha no se concentrará en ellos en los momentos finales y decisivos de la carrera. No podemos olvidar tampoco la influencia de las condiciones meteorológicas, ya que en las temporadas de calor las carreras resultan más difíciles para los caballos y los resultados pueden ser más imprevisibles.

Por supuesto, tampoco debemos dejar atrás el hecho de que los caballos pasan por rachas y estados de forma, al igual que lo haría un atleta. Es interesante analizar las carreras anteriores del caballo por el que vayamos a apostar y ver si se encuentra en un estado de forma ascendente o descendente, así cómo fijarnos en la edad y experiencia del caballo para intentar predecir cual es el espacio de tiempo en el que tienden a mantener estas rachas. Si el caballo en cuestión es una nueva adquisición, es muy posible que los resultados tiendan a variar: al igual que un jugador de fútbol tarda en aclimatarse a un nuevo equipo, un caballo tarda en acondicionarse a un nuevo jockey o establo. En cualquier caso, apostar por caballos relativamente jóvenes, con una situación estable y con grandes expectativas de progresar en el futuro siempre será nuestra mejor garantía.